lunes, 11 de enero de 2010

La muerte no me quiso llevar


Después de horas en el quirófano en los trabajos de parto, salí sin fuerzas hacia el cuarto asignado en el hospital, mi bebe nació sano. Es verdad que cuando supe que estaba embarazada pretendí abortar en diferentes ocasiones, con diferentes métodos, pero mi bebe se resistía a todo ataque.

El tiempo pasó y al ver que no lograba abortar, y con un remordimiento de conciencia que no me dejaba dormir, decidí no hacer más tentativas con métodos siniestros. El embarazo continuó pero aún mi cabeza rondaba la terrible idea de haber dañado mi producto con tanto intento por deshacerme de él, me atormentaba creer que podía nacer con una malformación.

El parto fue doloroso y casi mortal, días antes el médico me dio un ultimátum, era salvar mi vida o salvar a mí bebe. Le dije que pasara lo que pasara, si moría yo en el quirófano me enfrentaría a ese destino, pero que hiciera o posible por salvar a mi hijo, después de tanto resistirse a la muerte prematura no iba yo a defraudarlo ahora.

Todo salió bien afortunadamente, yo seguía respirando, mi bebe se encontraba en perfectas condiciones, pero algo extraño ocurrió esa misma noche. Aún no me recuperaba de ese trance que casi me cuesta la vida, cuando al lado de mis pies, parada frente a mi cama, pude ver a una mujer hermosa con una piel muy blanca ataviada en un largo vestido negro. Sonreía y con su mano alzada me decía adiós, trate de levantar mi cabeza para verla mejor pero no pude, no paraba de decirme adiós con s manos mientras caminaba hacia atrás, dando pasos en reversa.

Pude ver un largo vestido, como si se fuera convirtiendo en una alfombra sobre el piso, ya no recuerdo más, pero eso fue real, no fue un sueño ni nada por el estilo. Platicando con un familiar me ha dicho que esa mujer era la muerte, que tal vez venia por mí o por mi hijo, y que al despedirse sonriendo significaba que aún no era nuestro tiempo. Pero se fue amable porque sabe que algún día la volveré a encontrar.

Mary B.

_______
Escríbenos tu relato de miedo a:
myredwebmaster@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario antes de salir: