lunes, 29 de junio de 2009

El encapuchado


Hola, mi nombre es Alexandra Márquez, tengo 22 años, y esto me sucedió cuando tenía yo aproximadamente 17 años en mi habitación, esto fue un encuentro cercano y te lo platico porque no lo puedo olvidar y porque aún sigue sucediendo.


Resulta que la casa donde vivíamos la dividieron en 4 casas, yo viví en 2 de ellas, primero en una y después en la otra, para esto en la primera casa se escuchaban cosas y cuando nosotros no estabamos en la casa e iba gente a buscarnos, decían que un hombre entreabría la cortina asomandose y decía que no estabamos.


Así sucedió hasta que un día tocaron la puerta de la entrada, pero era imposible que alguién entrara hasta esa puerta porque había 3 rejas antes de poder llegar a ella y lo peor, tenía puesto el candado, eso fue en la madrugada, yo y mi prima estabamos en la cocina, nos asomamos y al no ver a nadie nos inbadió el miedo, optando por irnos a acostar.


Mi madre, más valiente, fue a ver, y por donde ella pasaba le golpeaban la pared. Minutos más tarde llegaron dos amigo de la familia a recoger unas cosas, por amabilidad se le invitó a esperar en la sala, el otro amigo fue a la cocina por un vaso con agua, regresó muy asustado diciendo que un hombre estaba sentado en el sillón fumando, al día siguiente nos cambiamos a la casa de enseguida.


Mi ventana colindaba al patio de nuesta anterior casa, desde ahí pude escuchar que alguién lloraba, cosas que por fortaleza atribuí a mi imaginación, por eso optaba por dormir con la musica de mi estéreo encendido, colocando el temporizados de auto apagado a las 2:00 am para no causas caos entre vecinos.


Recuerdo que entre mi sueño pude ver a un hombre vestido de negro totalmente encapuchado, estoy segura que se trataba de un hombre por su complexión, fue tanto el miedo que desperté en seguida, el estéreo aún estaba encendido, por lo que deduje que aún no eran las 2 de la madrugada, cuando volví mi vista para ver el reloj de luz en el estéro, y en el reflejo pude ver a un hombre hincado al lado izquierdo de mi cama, sin moverme de miedo de reojo vi a un himbre encapuchado, cerre fuerte los ojos pensando que aún era un sueño.


Cuando abri los ojos aún estaba ahí, observandome, quise gritar, pero no pude, el grito se atoró en mi garganta, el cuerpo se me durmió me quede paralizada.


Desperté a la mañana siguiente, no recuerdo que más pasó, pero esto es muy recurrente.

2 comentarios:

  1. Deseo contactarme contigo, se que el post es antiguo, pero me paso o vi lo mismo que tu viste cuando yo tenia 15 años, deseo hablar contigo, nunca mas me volvio a pasar, esperare tu respuesta para asi poder contactarnos por otro medio.

    ResponderEliminar
  2. me gusto mucho tu experiencia podrías contar que mas pasa en tus casa??

    ResponderEliminar

Deja un comentario antes de salir: