domingo, 28 de junio de 2009

¡Cuidado con el autostop!


Se cuenta que en el años de 1934, una noche, en el salón de baile O. Henry de Chicago, en Estados Unidos. Una joven se peleó con su novio decidiendo volver a casa sóla. A orilla de la carretera pidiendo autostop. Desgraciadamente la atropellaron y murió.


Nadie acudió a identificar el cadaver, por lo que la nombrarón Mary, y fue sepultada en el cementerio de la resurección. Por tal cosa, se le llama "Resurrection Mary", ya que su fantasma aparece a orilla de la carretera, testimonios de algunos automovilistas citan haberla recogido, y la joven solicitaba ser llevada al salón de baile. Sin embargo los automovislistas llenos de pánico observaban como se desvanecía lentamente.


Este tipo de espectros vuelven con la ilusión de terminar lo que dejaron truncado, en ocasiones dan advertencias y avisos de prevención de algún peligro o desastre. Los encuentros son recurrentes en diversos países, pues de alguna u otra forma hay alguién que narra la historia del fantasma del autostop.


En 1981 una camioneta Renault donde tripulaban cuatro pasajeros, dió autostop a una pareja de jovenes, los tripulantes se vieron en la necesidad de reacomodarse para que la pareja tuviera espacio en el vehículo, escuchaban en autoestereo, cuando uno de los extraños grito: ¡Cuidado con la curva!


El conductor tomo la curva con precaución, y todos vieron llenos de miedo, cómo la pareja desaparecia frente a ellos.


Los fantasmas del autostop son muy comunes por las carretera solitarias y alejadas de las ciudades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario antes de salir: