viernes, 3 de julio de 2009

Los Fantasmas del Watertown


En el año de 1924, en el mes de diciembre para ser exactos, el buque estadounidense nombrado Watertown, corría sobre las aguas de la costa de California, dirigiéndose hacia Nueva Orleans, vía el canal de Panamá, fue entonces que dos marineros llamados; Courney y Meehan, murieron asfixiados por algunas emanaciones de petróleo. Como rituales marineros, sus cadáveres fueron sepultados en el mar, cerca de costas mexicanas.


Antes de que amaneciera al día siguiente, el segundo oficial de la tripulación logró distinguir dos rostros en las olas del mar, cerca del costado a babor. Pudo reconocer los rostros de sus compañeros fallecidos. La parición de los dos rostros se hizo continua mientras permanecieron en aguas del pacifico, pudiendo ser observadas por todos los miembros de la tripulación.


Al llegar a Nueva Orleans, el capitán Tracy notificó lo sucedido a la oficina de embarque. Nadie a bordo del barco llevaba consigo una cámara fotográfica, así que el capitán compro una para su viaje de regreso.


Tomando en regreso el pacifico, la aparición volvió a suceder, el capitán Tracy fotografió el acontecimiento, y guardó bajo llave la cámara en su caja fuerte.


Los rostros aparecieron con menor frecuencia el tercer viaje. Por el mal tiempo no se tomaron fotografías. Después, la tripulación cambió y no hubo indicios de más apariciones.


No todos en cubierta creyeron en los rostros. Algunos aseguraron que era un efecto óptico, y que la identificación de los marineros muertos era una simple sugestión. Sin embargo, no es probable que los efectos ópticos se repitan día tras día y que sean vistos por varias personas cada vez. La fotografía, de ser auténtica, tampoco es fácil de explicar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario antes de salir: