jueves, 12 de noviembre de 2009

Historia de los Vampiros


Todos, alguna vez hemos escuchado hablar de los Vampiros, y lo primero que nos viene a la mente es el multifamoso “Conde Drácula”. Pero la historia de estos obscuros seres se remonta años antes de que la consagrada novela de Bram Stoker tocara la cumbre; ya que cuenta la leyenda que en el año de 1732 un médico militar llamado Johannes Flückinger se encontró con un raro paciente en la entonces Yugoslavia, se trataba de Arnod Paole quién aseguraba que cinco años antes había caído de un tren en movimiento rompiéndose el cuello, fue ahí cuando un vampiro lo atacó, orillándolo a profanar la tumba del no-muerto y untándose su sangre comió tierra de la tumba del dicho vampiro. Paole murió y la gente del pueblo comenzó a sufrir persecuciones alucinantes concluyendo con cuatro muertes extrañas.

El pueblo enloquecido excavo la tumba de Paole encontrándose con la novedad de que de los ojos y orejas le brotaba sangre fresca, pero le renacían las uñas, con el temor a tope los aldeanos decidieron clavarle una estaca en el pecho al cadáver.

Se cree que los vampiros beben la sangre de sus víctimas para reavivarse, extrayéndoles la vitalidad, pero algo más sobre vampiros es el uso de ajo para ahuyentarlos, esto viene a raíz de que en el siglo XII un cronista anunció que el aire se volvía impuro cuando este cadáver viviente vagaba por el exterior, achacándole a esto las terribles pestes.

El vampirismo nace en Europa Oriental, la creencia dice que si se entierra a un vampiro en un cruce de caminos y con una estaca atravesándole el corazón se evita que este retome la vida, otra de las formas para evitar de tajo el regreso del no-muerto es decapitándolo o quemándolo.

El mito cuenta que puedes hacerlo huir mostrándole un crucifijo o herirle con una bala de plata. Reza la leyenda que existen seres propensos a candidatos a vampiro, los blancos perfectos para ser infectados, y estos son, los pecadores, suicidas, alcohólicos y los brujos, pero también se dice que los bebes que nacen con dientes y las victimas de asesinato cuya muerte no es vengada, uniéndoseles los cadáveres a los que no se les da una santa sepultura.

Las leyendas vampíricas enmarcan demasiado el lado erótico de lo humano, pues es parte de su red de atracción para capturar a sus futuras víctimas. Fue hasta el año 1847 cuando el escritor Stoker dio a la luz pública su héroe vampiro denominado Conde Drácula, nombre procedente de Draculaea que en rumano tiene el significado de “hijo del diablo”.

La leyenda que ha perdurado por los siglos ha difuminado la línea de lo real y el mito, llegando a dudarse de la verdadera existencia de estos seres legendarios y que el tema ha abarcado largos kilómetros de papel en estudios que los expertos han escrito para desenmarañar la realidad de este obscuro tema.

Los vampiros tienen un enorme circulo de seguidores alrededor del mundo, por ello que la industria ha enfocado el tema para brindar conocimiento a través de libros, películas, televisón e internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario antes de salir: